22.1.13

El sueño de las escalinatas

¡Ah! he repudiado el libro.

He abolido los libros.

Sólo quiero ahora la palabra viva e hiriente que, como piedra de honda, hienda los pechos, y el vahoroso acero desenvainado, sepa hallar el camino de la sangre. Sólo quiero el grito que destroce la garganta, deje en el paladar sabor de entraña y calcine los labios profirientes. Sólo quiero el lenguaje del que se hace uso en las escalinatas.
(Fragmento de Jorge Zalamea) 


Nada como escuchar un poema en vivo con un buen té (dejé el café por cierto), especialmente si quien lo lee parece hablar con el alma y sabe como llegar al publico. :D

PD: hoy fue un día ridículo.