26.5.11

Día amargado


Muy pocos lo saben pero mi hermano menor tiene atrofia cerebral y ceguera, lo que significa que aunque tiene 9 años se comporta como si tuviera 2. Pocas veces hablo de él, no por vergüenza sino porque es un tema bastante personal y es difícil para mí encontrar alguien a quien confiarle cosas tan personales. Hoy lo recordé bastante, en especial porque no fue un buen día, fue un día de aquellos en los que espero olvidarme de todo y termino recordando todo lo que me abruma, un día en el que solo encuentro gente con la que fingir, un día en el que vuelvo a casa y termino llorando sola en un rincón, en el que escucho cosas que preferiría no oír. Días así, me recuerdan mucho a mi hermano, porque el pareciera que vive en su propio mundo y la verdad no saben cómo me gustaría a mí estar en su lugar, se que hablo estúpidamente, dejándome llevar por los sentimientos impulsivos, pero tengo que ser honesta y si, me gustaría poder vivir en mi propio mundo, no tener que lidiar con lo cotidiano no tener que ser “fuerte”, no tener que pensar en el futuro, no tener que sentir el dolo ese de mi pecho que indica que algo se rompió. Me dan tantas iras porque me gustaría estar 100% para él y solo para él, pienso que cometí el peor error de mi vida al venirme a vivir sola lejos de todo lo que conocía, no sé si el tener que exponerme así a gente que creí verdaderos amigos y que terminaron apuñalándome y a esa persona que creí me apreciaba en verdad y termino provocándome el pero dolor de mi vida, valió la pena. Hoy creo que no, que debí haber seguido siendo el pájaro de jaula que solo salía por las noches para `probar el resto de la vida. Creo que una despedida no merece tantas palabras, solo que si no me vuelven a ver, no se asusten, porque es lo mejor.