30.4.16

Terremotos


....terremotos y maremotos bajo la piel.

Nunca me sentí tan cerca a la realidad que el día que tembló la tierra, claro que esa fue la experiencia física... ya el terremoto había pasado antes por aquí, cuando perdimos tanto.Supongo que algunos ciclos simplemente no pueden terminar sin pasar desapercibidos sin destruir todo lo que deba ser destruido, y uno se encuentra pasando días enteros recorriendo los escombros, haciendo un recuento de los daños, de las perdidas, llorando la nostalgia, añorando reconstruirlo todo y resignándose a ya no tener lo de antes. 
Solo queda la certeza de que bajo lo escombros ya no hay nada conocido y que todo, de una extraña e inexplicable forma, a cambiado para siempre.