4.8.15

Lo que no me atrevo a decirte

Paso el primer día del mes, no fue el mismo sueño recurrente con los roles y las situaciones que me confundían, fuiste tú personificando mi mayor miedo... luego el telefóno callado, el frío y las excusas. No fue solo un siueño.
Y ahi estaba la hoja en blanco, a la que le contaba las cosas que no me atrevía a decirte pero sin escribirlas.
Sabiendo que el tiempo se acaba.