13.5.11

El verdadero amor se escribe atrás de las puertas de los baños públicos


El verdadero amor se escribe atrás de las puertas de los baños públicos, donde no hay nadie que te mire, donde solo están tú y tus sentimientos, el único lugar donde uno puede sincerarse con uno mismo. Afuera todo es diferente, cada quien tiene su concepto, cada quien tiene su visión; la palabra se reduce a palabras superficiales, peleas sin sentido, reclamos incohexos, encuentros sin importancia.

Cuando uno se guarda tanto como lo estoy haciendo, ese no es un sentimiento que se puede gritar a los cuatro vientos, porque poco a poco se va a corromper, no hay más que palabras para ofrecer. Solo quedan los impulsivos gestos a escondidas, los pensamientos antes de dormir, las caminatas nocturnas y luego…. Nada.

Un te quiero queda grabado en la madera, puede que nunca se diga, puede que no lo sientas pero es la verdad, no lo que dicen los otros… no lo que se vive día a día… va más allá…. Mas allá de su entendimiento y del mío.