5.11.14

Memoria

¡Qué pobre memoria es aquélla que sólo funciona hacia atrás!

No era yo la que le decía NO, era otra que se escuchaba lejana, que hablaba mientras yo lloraba, que caminaba mientras yo quería correr. Fue el momento de perder completamente todo, de dejarte ir sin saber en donde yo me quedaba. Tengo dos memorias para ese momento, la que se quedaba y la que se iba contigo. 
Pero solo me queda una memoria para ti.
Sé mi mejor recuerdo y dejá de ser mi peor desilusión.
Quedate en mi memoria y ve a donde quieras.