11.1.11


Mi yo valiente se burlo de mi yo cobarde y no repare nunca tan bien como aquel día en la oposición de los dos seres que están en nosotros, el uno queriendo, el otro resistiendo, y cada cual ganando a ratos.